• rbenitez87

Motivos y ventajas de un modelo de negocio sostenible

Resumen

La regulación climática y el apoyo de la opinión pública a las políticas medioambientales han llevado a las empresas a redefinir sus estrategias comerciales, de competitividad y de atracción de talento. En Alamo Solutions defendemos que un modelo de negocio rentable debe ser amigable con el medio ambiente. Sabemos, de primera mano, que adelantarse a los cambios previene futuros costes e ineficiencias y, además, es una inversión que aporta beneficios a largo plazo. El sector privado está en una posición única y poderosa para promover el bienestar económico y social en su sentido más completo, tanto para los clientes, las generaciones futuras, así como para los accionistas. En este #AlamoBites analizaremos los aspectos más relevantes de un modelo de negocio más sostenible.


El medio ambiente y las empresas

Las empresas pueden obtener recompensas financieras si adoptan la sostenibilidad como elemento integral de su estrategia corporativa y definen una dirección ecológica. Se pueden beneficiar de subvenciones gubernamentales, ahorros derivados de las prácticas de economía circular y un aumento de la popularidad y la demanda gracias a su posición como empresa verde. Por lo tanto, ya sea una empresa que ofrece servicios de seguros o tecnología, un restaurante o una tintorería, las prácticas empresariales sostenibles son un objetivo empresarial rentable, inteligente y responsable.

Estos beneficios quedan reflejados en el estudio “The Impact of a Corporate Culture of Sustainability on Corporate Behavior and Performance” elaborado por la Harvard Business School en el año 2014. El análisis de una muestra de 180 compañías durante 18 años muestra una correlación entre alto desempeño en materia de sostenibilidad y resultados superiores en materia económica, financiera y retorno de la acción.


En Alamo Solutions observamos que la coyuntura actual demanda que las empresas integren principios medioambientales y que sus estrategias se desarrollen con la acción climática en mente. Hoy en día, hay muchos programas gubernamentales y expertos especializados en cómo integrar la sostenibilidad a su modelo de negocio y que pueden ayudar a cualquier empresa a entender cómo afecta la normativa a su sector y que pueden indicar cómo aprovecharlas al máximo. Apostar por una mayor sostenibilidad es una de las oportunidades que con más frecuencia se pasan por alto, algo que ya no debe formar parte del mundo empresarial actual.


Riesgos empresariales relacionados con el medio ambiente

Una empresa respetuosa con el medio ambiente que utiliza los recursos de forma eficiente es más sostenible y tiene más posibilidades de minimizar el impacto que tienen sobre ella los riesgos medioambientales. Ya se pueden apreciar los efectos del cambio climático, pero en el futuro estos se intensificarán por lo que es importante contar con un marco regulatorio que minimice los impactos y atraiga a inversores. Algunos ejemplos de posibles riesgos derivados de factores medioambientales son los siguientes:

-Aumento de la frecuencia y/o la gravedad de las condiciones meteorológicas extremas: Puede tener un aumento de los costes de los seguros, más daños a la propiedad y los recursos, y la interrupción en el suministro de la energía y el agua. Es posible que los clientes no puedan visitar o ponerse en contacto con la empresa, o que los proveedores no puedan entregar bienes o servicios con mayor frecuencia.

-Disminución de la demanda: Puede haber menos demanda de sus bienes y servicios si no son respetuosos con el medio ambiente. Por otro lado la competencia también será un factor de riesgo en cuanto a la sostenibilidad ya que sus potenciales clientes buscarán entre sus competidores con productos o servicios más verdes o ecológicos..

-Impactos globales: Los proveedores extranjeros pueden ser incapaces de entregar bienes o servicios debido a los acontecimientos del cambio climático en su país, y la capacidad de su empresa para suministrar a los clientes extranjeros puede verse afectada. Un ejemplo de ello, relacionado con la subida de los precios energéticos, son los cuellos de botella en la cadena de suministro que han provocado la escasez de bienes.

-Aumento de los costes: puede experimentar un aumento de los costes de los recursos que utiliza para el funcionamiento de su empresa. Las restricciones de agua también pueden afectar a su negocio. La actual crisis en la cadena de suministros global ha llevado a un aumento astronómico de los costes de envío, que están haciendo subir los precios al consumidor.

Un plan de negocio bien elaborado puede ayudar a la identificación y preparación de los riesgos relacionados con el clima, incluído en las áreas de salud y seguridad en el trabajo, resistencia a las catástrofes, los seguros o los requisitos reglamentarios que de no cumplirse resulten en posibles sanciones económicas. Anticipar y comprenderlos cambios en las tendencias sociales y económicas debidos al cambio climático puede ayudar a mejorar la competitividad y la viabilidad de las empresas.


Las ventajas de una empresa respetuosa con el medio ambiente

Una de las bases de una empresa respetuosa con el medio ambiente es su esfuerzo por reducir su impacto en el entorno que la rodea. Los gobiernos contemporáneos entienden la necesidad de la energía renovable y los consumidores también y deberán reconocer a las empresas que promuevan la descarbonización como un elemento clave de la transición energética. En un esfuerzo por apoyar este enfoque, ofrece varias ventajas fiscales a las empresas que se vuelven más sostenibles que incluyen exenciones fiscales, reembolsos y otros incentivos monetarios.


La forma en la que estas ventajas se traducen en beneficios quedó reflejado en el “Informe RSE Y MARCA ESPAÑA: Empresas sostenibles, país competitivo” (2014). Este concluye que “las empresas españolas líderes en sostenibilidad generan mayores márgenes comerciales, tienen menor coste del capital y son mejor valoradas por inversores y analistas”. Además, las empresas más sostenibles batían al resto de empresas locales en el 70% de los indicadores de desempeño financiero. Lo ilustra en la siguiente tabla:

Existe un compromiso creciente por reorientar la financiación hacia objetivos relacionados con la sostenibilidad entre las instituciones financieras. Los criterios ESG, que se refieren a factores medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo que se tienen en cuenta a la hora de invertir en una empresa, hace que cada vez se inviertan más recursos en la financiación de proyectos y empresas sostenibles con el foco puesto en los stakeholders (más allá de los shareholders) .


Medidas empresariales

Un análisis de las prácticas empresariales con una perspectiva medioambiental puede desvelar muchas oportunidades de mejora. Por ejemplo, con la crisis del Covid hemos aprendido a reducir los viajes en avión celebrando conferencias a distancia en lugar de reuniones interestatales y a favorecer una participación telemática que reduce la huella de carbono y el gasto económico.


Evitar, reducir, reutilizar y reciclar puede reducir sus costes sin suponer en la mayoría de los casos un esfuerzo extra notable. Prácticas asociadas al modelo circular como la conservación de la energía, el reciclaje, el uso de dispositivos de ahorro de agua, los equipos de eficiencia energética, la energía solar y la reducción de los residuos ayudan a mantener los costes bajos y han demostrado ser más eficientes y rentables que el uso tradicional de la energía. Reducir el impacto medioambiental de la empresa mejorará la sostenibilidad de la misma, reduciendo la dependencia de recursos naturales con respecto a la competencia.


La relación con el consumidor

Los consumidores exigen cada vez más productos naturales y responsabilidad social a los vendedores y proveedores a través de la sostenibilidad y de prácticas ecológicas. No hay que olvidar que muchos están dispuestos a pagar más por estos valores y exigencias.

La encuesta global en Global Consumer Confidence Survey, desarrollada por Nielsen, identificó al 66% de los encuestados de su estudio mundial con este compromiso con los productos, servicios y negocios ecológicos. Los siguientes factores ecológicos fueron citados entre los ocho principales factores decisivos:

-Productos elaborados con ingredientes naturales, frescos y ecológicos

-Marca respetuosa con el medio ambiente

-Una marca reconocida por su valor social

-Envases respetuosos con el medio ambiente

-Anuncios que destacan la asociación de beneficios ambientales y sociales con la marca

Comunicar con claridad a los clientes que se trata de una empresa respetuosa con el medio ambiente puede suponer una ventaja frente a la competencia. Incluso los proveedores pueden aportar ayuda si por ejemplo ofrecen un descuento si hace un pedido al por mayor y reduce la frecuencia de las entregas.


Conclusiones

Apostar por lograr una mayor sostenibilidad es una inversión que tiene una recompensa en el largo plazo. Las empresas tienen más probabilidades de tener éxito y generar excelentes rentabilidades si crean valor para todos sus grupos de interés —empleados/as, clientes, proveedores y la sociedad en general, incluido el medioambiente— y no solo para la empresa.

Las empresas que opten ahora mismo por un modelo respetuoso con el medio ambiente, que integren valores sociales y de buen gobierno no se verán perjudicadas en la misma medida por la regulación futura, accederán antes a los beneficios de su decisión y generarán un mayor retorno para los stakeholders.


Bibliografía

Eccles, Robert G., et al. “The Impact of a Corporate Culture of Sustainability on Corporate Behavior and Performance.” SSRN Electronic Journal, 2011, https://doi.org/10.2139/ssrn.1964011.


Forética, and Marca España. “Informe RSE Y MARCA ESPAÑA: Empresas Sostenibles, País Competitivo.” Forética, https://foretica.org/wp-content/uploads/publicaciones/investigaciones-tematicas/informe_rse_marca_espana.pdf.


“Global Consumer Confidence: Consumer Confidence Report.” Nielsen, https://www.nielsen.com/us/en/solutions/measurement/global-consumer-confidence/.